miércoles, 15 de mayo de 2013

La escuela ha muerto: ¡Viva la escuela!


Siempre llevo encima un pequeño bloc de notas donde apunto todo aquello que luego desarrollo en este blog. Las ideas me fluyen mejor cuando las escribo con bolígrafo azul sobre una hoja de papel cuadriculado.
Hoy, mientras leía algunos tuits sobre #educación y me percataba de su contenido (internet, redes sociales, e-learning, MOOC's, tablets...), me he dado cuenta de que la escuela había muerto y con ella todo lo que orbita a su alrededor (maestros, profesores, libros de texto, aulas cerradas, asignaturas, currículums...).
Mientras escribía en una hoja en blanco: “La escuela ha muerto”, dos lágrimas se han deslizado por mi mejilla y han emborronado la frase. Pero la tristeza me ha durado tan solo un segundo... De repente, he pensado con ilusión: “A rey muerto, rey puesto”: ¡Viva la escuela!
En tan solo unos instantes me he dado cuenta de que la escuela “ha muerto” en multitud de ocasiones; unas veces de muerte natural, otras tras una larga enfermedad y otras asesinada por algún movimiento revolucionario... Ha muerto muchas veces pero luego ha renacido con más fuerza.
Y, entonces, las lágrimas se han transformado en una sonrisa... si la escuela ha muerto, nacerá una nueva escuela y, con ello, se reinventará todo lo que orbita a su alrededor (nuevos maestros, nuevos profesores, nuevos materiales de recursos didácticos, aulas con una arquitectura más transparente, un currículum distinto mucho más transversal...).
Como dijo Mario Benedetti: “Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada