lunes, 7 de enero de 2013

Educación emocional: sentir para aprender

"La sociedad moderna, que ha alcanzado un grado de educación formal sin precedentes, también ha dado lugar a otras formas de ignorancia." Jean-Claude Michéa

La educación siempre ha tenido que ver con verbos como leer, escribir, contar (en el doble sentido de calcular y de hablar). Con el paso del tiempo se incorporaron otros verbos como escuchar, hablar, pensar, comparar, deducir, construir.
Hoy, la educación necesita de la incorporación de nuevos verbos: cooperar, compartir, sentir, vivir... porque en nuestras aulas, como en la sociedad en general, aumentan los problemas de convivencia, los casos de acoso escolar (incluida su versión digital), los conflictos de disciplina...
Gracias a los estudios de Daniel Goleman y otros, sabemos que los aspectos emocionales están relacionados con el rendimiento académico y el bienestar personal tanto del alumnado como del profesorado. Sentirse bien con uno mismo y con los demás es una condición esencial para el aprendizaje. Emocionar en la escuela significa que “sentir” y “aprender” son conceptos dependientes y no antónimos como se cree habitualmente. Los aprendizajes vividos, aquellos que consiguen despertar sentimientos, emocionar, son los verdaderamente significativos y perdurables.
Buena parte de lo que hoy mal llamamos fracaso escolar tiene mucho que ver con una deficiente educación emocional, con la incapacidad para gestionar el conflicto y la frustración, de manera creativa y sin agresividad física o verbal. En la escuela actual, la gestión de las emociones es tan importante como la resolución de ecuaciones o conocer los elementos de la tabla periódica. Podemos olvidar las fechas exactas de los acontecimientos históricos (podemos encontrarlas con un solo clic), pero las capacidades emocionales y sociales que se aprendan en la escuela se utilizarán para toda la vida.
La participación activa de los alumnos en su propio aprendizaje y la existencia de un entorno propicio, respetuoso y bien gestionado son elementos clave para conseguir el aprendizaje emocional. También la tecnología, lejos de aislar al individuo o deshumanizarlo, facilita la socialización y es una herramienta eficaz para trabajar las emociones en el aula.
En un post anterior, Pedagogía de las pequeñas cosas, ya destaqué la importancia que tienen para la educación los detalles cotidianos, el reconocimiento del alumno, las pequeñas muestras de afecto. Ahora quisiera destacar cinco aspectos fundamentales a trabajar en la escuela desde la perspectiva de la educación emocional:
-  Autoconciencia: tiene que ver con el conocimiento de uno mismo, con la autoestima. Conocerse a uno mismo para entender mejor a los demás.
-  Autogestión: tiene que ver con la autonomía personal, con la capacidad de emprender y la creatividad a la hora de afrontar diferentes situaciones. 
-  Conciencia socialización: saber que se pertenece a una colectividad a un grupo y que el trabajo colaborativo puede hacernos mejor.
-  Comunicación asertiva: escuchar activamente a los demás, tener buenas habilidades de relación.
- Toma de decisiones responsable: saber que nuestras acciones tienen consecuencias para uno mismo y para los demás.
Enseñar a sentir en la escuela es una manera de luchar contra el analfabetismo emocional. Dejemos entrar los sentimientos en el aula.

17 comentarios:

  1. FRANCISCO TORREGROSA7 de enero de 2013, 23:06

    Sanvador, qué tal. Me ha gustado mucho tu artículo. He de decirte que el tema de los conflictos es un tema al que, en general, no se le da toda la importancoa que tiene, aunque se están haciendo cosillas en los centros escolares.Hay directivos que piensan que en sus centros no hay problemas...

    ResponderEliminar
  2. Salvador, gracias por ser uno más que se suma a la gestión y desarrollo emocional.
    Silvina
    http://silvina-porelcaminodelasemociones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Qué importante es este tema de la educación emocional, y cuánto queda por explorar y hacer al respecto. Además, creo que a todos los niveles, en la educación escolar, pero también más adelante, con universitarios, con nuestra propia formación como docentes... Me parece un tema apasionante!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta Goleman y estoy totalmente de acuerdo con él, las emociones positivas y un buen clima tanto en el aula como en el centro en general favorecen los aprendizajes. Buen post Salvador. Saludos

    ResponderEliminar
  5. La educación implica a la persona en su conjunto. Las emociones son un aspecto clave en el desarrollo de nuestra vida. Estoy totalmente de acuerdo contigo, y me he propuesto contribuir con mi pequeño granito de arena a hacer reflexionar y aprender a padres y profesores sobre la importancia de nuestra educación emocional, y digo "nuestra", la de todos: padres, alumnos y profesores.
    Me gusta mucho tu blog, y lo he incluido en mi lista de "favoritos": http://conticycorazon.blogspot.com.es/2013/03/mis-primeros-liebster-blog-awards.html
    Un saludo Salva

    ResponderEliminar
  6. Las emociones son fundamentales en el desarrollo de las personas por ende en la educación, que valioso post para la reflexión! Saludos Salva!

    ResponderEliminar
  7. juan de la cruz cedillo ortega30 de mayo de 2013, 0:51

    Un gran post (me parece haber sido el primero que leí de este blog) si de primera me fue muy util para entender algunas cosas en la relacion con mis alumnos y conmigo mismo, en la segunda me deja ver en camino andado, muchas gracias salvador sigo leyendo tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Excelente entrada, el hecho de que la depresión aumente de manera exponencial entre los niños y que cada vez haya niños más jóvenes con depresión debería llamar más la atención de padres y educadores. Me alegro de que haya gente como tú: los niños os necesitan.

    ResponderEliminar
  9. Ojalá fueramos much@s más los que apostamos por la educación emocional y abrieramos la puerta para que aprendan a expresarlas, reconocerlas,gestionarlas...
    Gracias
    http://silvina-porelcaminodelasemociones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Me alegra ver que cada vez somos más profesores que apostamos por la educación emocional

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo con tus palabras. Creo que es imprescindible incluir en el currículo educativo la educación emocional como la base del aprendizaje, empezando desde los más pequeños. Felicidades por tu blog y gracias por compartir opiniones que nos ayudan a seguir luchando por lo que verdaderamente importa. Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  12. Gracias Salvador por expresar,
    tan bien, lo que muchos docentes pensamos.

    ResponderEliminar
  13. Hay una canción que dice "en la escuela nos enseñan a memorizar fechas de batallas pero que poco nos enseñar de amor", que justamente alude a esta tendencia de las escuelas por dotar a los alumnos de conocimientos enciclopédicos, conceptualizando como obsoleto ya no la enseñanza de sentimientos sino incluso el poder manifestarlos y concebir al ser humano como una unidad psicosocial. Una educación emocional es justamente lo que hace falta en este siglo XXI, frente a la presura de la vida, la fugacidad de las relaciones sociales y la violencia que es latente en todos los espacios. Es así que se volvería importante reconceptualizar el papel del docente, no sólo como transmisor de conocimientos, sino como verdadero formador de seres humanos, fomentando una educación en donde no se separen las emociones y sentimientos de las prácticas educativas.

    Es un excelente tema de reflexión

    ResponderEliminar
  14. Hola Salvador.
    Me ha encantado tu blog, tratas temas muy interesantes y reflexivos.
    Como muy buen dices en tu entrada, desde la escuela se debe enseñar a educar las emociones.
    Me pareció un tema muy adecuado porque constantemente expresamos emociones y hay que conocerlas y controlarlas para poder así enseñar a nuestros alumnos a hacerlo.
    Como ya definió Daniel Goleman la inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.
    Desde el aula el profesorado debería enseñar a utilizar nuestras emociones correctamente. Esta enseñanza pretende conseguir que el alumnado trate de solucionar sus problemas usando la combinación de la lógica y los sentimientos, siendo más flexible en los momentos de cambio. Ayuda a expresar las necesidades y sentimientos, a responder ante situaciones complicadas con cierta calma y paciencia, manteniendo siempre una perspectiva optimista y positiva.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Interesante post, comparto, ¡gracias!

    ResponderEliminar